terapia psicilógica

Romy Meyer Dubois

Psicoterapia Individual, de Pareja y Familiar

Semblanza profesional

Todo ser humano está expuesto al dolor, al sufrimiento, al vacío; todo ser humano también está expuesto a la felicidad, a la existencia misma, al amor, al deseo de vivir.

¿Porqué una persona puede vivir en estos extremos y no en el equilibrio?; ¿Porqué un ser humano vive con dolor psíquico a lo largo de su vida? Éstas y muchas otras preguntas se han cruzando en el camino de mi formación y experiencia clínica, y éstas y muchas otras preguntas se han ido respondiendo gracias al trabajo psicoterapéutico que he establecido con los pacientes; por supuesto que surgen día a día nuevos cuestionamientos.

Sin duda, el enfoque Psicoanalítico, sobre el cual sustento mi formación y trabajo clínico, ha ofrecido tanto preguntas como respuestas para abordar el dolor de la persona que se encuentra en el consultorio, espacio psicoanalítico idóneo en donde se despliegan las raíces más profundas de la existencia del ser humano.

Aquella persona que “decide” iniciar un proceso psicoanalítico ofrece exponerse desde lo más profundo de su ser; un ser que ni siquiera ha llegado a conocer pero que se aventura en la relación con el terapeuta a descubrirlo, llevando al terapeuta a “ese lugar” que desconoce y que al mismo tiempo es conocido en lo más profundo de su realidad psíquica; es entonces cuando el terapeuta se ofrece a representar toda una serie de funciones para pensar a la persona que tiene enfrente, para mirar a la persona que no ha sido mirada como ser humano diferenciado de otro, por lo que el trabajo analítico favorece entre muchas otras cosas que una persona se mire y se piense a sí misma como tal.

El proceso psicoanalítico lleva tanto al paciente como al terapeuta hasta la raíz, y es a través de la relación terapéutica que la historia del paciente se reescribe llevando al mismo a creer en el otro, a existir a través del vínculo que se establece en dicha relación, reconociendo en lo profundo de su ser la capacidad y potencialidad de amar y ser amado, al ver su reflejo en la mirada y el pensar del otro, con el fin de que se mire y piense por sí mismo.

Se le reconoce como un ser humano con todo un derecho a existir y a vivir una vida plena; dar el paso hacia la construcción: hacia la vida en compañía y no en soledad, al confiar y brincar el abismo en un salto de confianza y esperanza, al escribir una historia propia que trascienda en todas las esferas de su vida.

La entrega y convicción hacia el trabajo terapéutico que ejerzo, me lleva al firme convencimiento de que este Espacio Psicoanalítico es un lugar de encuentro, un lugar en el que se tocan las fibras mismas de la existencia; es asombroso lo que se descubre en el camino junto con el paciente a través de la relación terapéutica que se establece. Y esto, es mi camino como terapeuta y persona.

Formación académica

  • Licenciatura en Psicología, Universidad Anáhuac Norte (1989-1993).
  • Maestría en Psicología Clínica y Psicoterapia, Universidad Anáhuac Norte (2002-2003).
  • Doctorado en Psicoanálisis, con especialidad en Pareja y Familia: Universidad Intercontinental (2013-2015).
  • Ha cursado diversos diplomados, cursos y talleres, relacionados al área de la psicoterapia individual, de pareja y familiar.

Experiencia profesional

  • Amplia experiencia clínica tanto en el ámbito psicoterapéutico como docente.
  • Ha sido psicóloga y coordinadora de la Clínica Psicometa.
  • Participa en ASUA Psicología de la Universidad Anáhuac México Norte
  • Docente universitario de la carrera de Psicología en la Universidad Anáhuac México Norte por más de 20 años.
  • Dedicada a la práctica clínica por más de 20 años.
  • Coordinadora del área clínica de la Facultad de Psicología de la Universidad Anáhuac Norte.

Asociaciones a las que pertenece

  •  Consejo Mexicano de Psicoterapia y Psicoanálisis. (2011)
  • Espacio Psicoanalítico (Septiembre 2015)